El Dakar 2020, el primero en Arabia Saudí, puede considerarse un éxito. En lo deportivo ha sido vibrante, el recorrido ha gustado mucho a los pilotos (aunque con aspectos a mejorar) y la competición ha ganado en limpieza y profesionalidad. Ahora que se echa el telón a esta edición, surgen incógnitas que, poco a poco, se irán desvelando.

¿Seguirá Carlos Sainz?

Seguramente es la más difícil de responder de todas. A sus 57 años y con el tercer Dakar en el bolsillo, el madrileño bien podría decidir poner el punto y final a su carrera con este gran triunfo. Ganar un Dakar no sucede todos los días y, la mayoría de las veces no sólo depende de la forma en que llegue un piloto. Este año hemos tenido un buen ejemplo: todos los pronósticos daban al Toyota como el mejor coche, el equipo más potente y el que tenía todas las bazas para ganar.

Qiddiya (Saudi Arabia), 17/01/2020.- Spanish fans cheer Carlos <HIT>Sainz</HIT> during the podium ceremony for the car category after the final stage of the Rally Dakar 2020 in Qiddiya, Saudi Arabia, 17 January 2020. (Arabia Saudita) EFE/EPA/ANDRE PAIN

Sin embargo, sobre el terreno se ha demostrado lo contrario y de este Dakar parece salir una conclusión: el buggy de dos ruedas motrices es el ideal para las características de Arabia Saudí. Eso nos pone ante otro factor importante que puede pesar en la decisión de Sainz -que tomará con más calma cuando pase la vorágine-: aprovechar el ciclo ganador del Mini, otra ‘criatura’ suya, ahora que parece estar plenamente maduro.

Y, salvo que Arabia (o los países que se sumen al recorrido) nos dé más sorpresas el año próximo con nuevos territorios que cambien las reglas marcadas este año, ese coche puede tener un par de temporadas más de dominio. Sobre todo porque no habrá -salvo sorpresa mayúscula- ningún nuevo fabricante con un buggy (que, además, son muy complicados de desarrollar)… aunque sí podría haber sorpresas entre los 4×4. Y, si se retira Peterhansel, él será aún más ‘jefe’.

Qiddiya (Saudi Arabia), 17/01/2020.- Spanish Fernando <HIT>Alonso</HIT> (top R) and co-pilot Marc Coma of Toyota Gazoo Racing shake celebrate at the end of the final stage 12 of the Rally Dakar 2020 between Shubaytah and Qiddiya, in Saudi Arabia, 17 January 2020. <HIT>Alonso</HIT> and Coma placed 13th in the overall standings of the Car category. (Arabia Saudita) EFE/EPA/ANDRE PAIN

¿Repetirá Fernando Alonso?

Sí. Aunque la verdadera cuestión es ¿cuándo? El asturiano ha rendido por encima de lo esperado por casi todos, incluido por él mismo. Se podía prever para él un puesto entre los 10 primeros de la general, algo que hubiese logrado casi sin proponérselo simplemente evitando los dos accidentes. Pero su capacidad para adaptarse a los cientos de factores que entran en juego en la disciplina de los raids ha sido sorprendente, incluso sabiendo del inmenso talento del asturiano como piloto.

Sin embargo, por delante hay objetivos mayores. El año que ahora tiene por delante será el de la última oportunidad de volver a la Fórmula 1, así que habrá que volcar todas las fuerzas en ello, y para los próximos meses hay que trabajar en otro ‘ocho mil’: las 500 Millas de Indianápolis. El resultado en el Dakar será un espaldarazo moral importante para él, que redoblará su confianza de cara a todos los retos que vienen. Ya sabíamos que era uno de los mejores pilotos de circuitos del mundo. Ahora nos sobra lo de los circuitos…

¿Pasará Laia Sanz a los coches?

Si dependiera de ella, se habría quedado un mes en Arabia Saudí entrenando con uno para prepararse para el año que viene. Sin duda, es su sueño, pero es difícil de alcanzar para todos los que lo ansían, por el alto presupuesto que conlleva un proyecto sobre cuatro ruedas. Pero tiene en ello la ilusión de un niño pequeño: alucinó cuando Red Bull le permitió subirse al Mini de Sainz unos minutos para grabar una campaña previa al Dakar. Eso sí, quiere un proyecto competitivo y opciones de ganar, pero hay pocas plazas y necesitaría del apoyo de patrocinadores potentes.

Auto category third-placed JCW X-RAID Mini Team Frances Stephane <HIT>Peterhansel</HIT> (R) shakes hands of The Dakar Rally director David Castera (L) next to Managing director of Amaury Sport Organisation (ASO) Yann Le Moenner (C) on the finish area in Qiddiya at the end of the stage 12 of the Dakar 2020 between Haradh and Qiddiya, Saudi Arabia, on January 17, 2020. (Photo by FRANCK FIFE / AFP)

¿Será el último Dakar de Peterhansel?

Todo apunta a que sí, aunque sería una pena porque se iría sin tener el regalo que su increíble trayectoria merece. Hablamos de un piloto cuyos logros trascienden el mero ámbito de su disciplina. Su carrera es, por méritos propios, una de las más brillantes de la historia del deporte del motor y merece un final que, al menos, haya elegido él personalmente. Probablemente ya no ansíe como hace años la victoria, pero su idea de al menos terminar el Dakar junto a su mujer era un fantástico epílogo a su trayectoria. Este año ya hubiese dejado la maleta en casa cuando se confirmó que Andrea no podría acompañarle en Arabia, pero cumplió un Dakar de mucho mérito para no dejar tirado al equipo un mes antes de la salida.

¿Qué pasará con Barreda?

El castellonense tiene por delante una toma de decisión complicada. Su contrato con Honda expira tras este Dakar pero quiere hacer una temporada más al mejor nivel, ya que cuenta para ello con el apoyo de su patrocinador, Monster. Frente a él hay varias opciones: renovar -aunque ahora ya no es tan líder en Honda- o cambiar de ciclo y abrir el camino hacia una carrera en coches. Toca reflexionar…

add comment